“Sería grandioso que los humanos fuésemos capaces de aprender algo de los perros”

entrevista emilio ortiz
El escritor Emilio Ortiz, junto a su perro
El barakaldés Emilio Ortiz ha publicado un nuevo libro que pone en primer plano a esta especie, en este caso a su perro guía Spock: “Era tan especial que quiero que todo el mundo pueda disfrutarlo”
“Sería grandioso que los humanos fuésemos capaces de aprender algo de los perros”

Recientemente has publicado ‘Mil maneras de darte las gracias’, donde a través de la mirada de tu perro guía, compartes tu historia y todo lo aprendido junto a él en estos años, ¿qué te ha llevado a plasmar estos sentimientos en una novela?
En primer lugar, la necesidad de compartir algo que llevaba dentro. Estaba en un momento de mi vida en el que el hecho de haber fallecido Spock, me resultaba todavía muy doloroso, pero en el que también, empezaba a ser consciente de que haberlo perdido para siempre, formaba parte inevitablemente de nuestra vida en común. Me sentía pese a todo afortunado. ‘Mil maneras de darte las gracias’ es un libro que no podría haber escrito antes ni probablemente después de la fecha en que lo hice. Antes no habría sido posible, dada la etapa del duelo en la que me encontraba. Después, hubiera sido difícil porque existía la posibilidad de que la herida volviera a sangrar intensamente. El momento llegó y el libro comenzó a caminar. Era una idea que me rondaba la cabeza en esos días. Una editorial me propuso escribir una novela gráfica en colaboración con un dibujante, pero pensé que no era la mejor manera de mostrar a los lectores algo tan íntimo. La idea desde el punto de vista artístico es genial y lo agradezco, pero necesitaba mucha soledad para reencontrarme con Spock a través de la literatura. 

¿Qué emociones esperas despertar en el lector con este libro?
Quiero que lo disfruten a tope, es un libro que les va a hacer reír mucho. Spock era bastante travieso y su vida fue muy divertida. La gente se lo está leyendo de un tirón, es una historia que engancha desde el principio. Si soy sincero, para mí es la historia más hermosa jamás contada, no digo esto con una actitud soberbia ni si quiera para presumir de nada. El mérito no es mío, la historia por sí sola lo vale. Spock era un ser tan especial que quiero que todo el mundo pueda disfrutarlo.

Todos tus libros tienen como protagonistas, de una u otra forma, a los perros, ¿qué consideras que tienen de especial estos animales y qué deberíamos aprender de ellos?
Desde hace unos años, se ha puesto más de moda que nunca el adiestramiento canino. Queremos enseñarles a los perros a que hagan cosas de humanos, es muy interesante, pero lo que sería revolucionario y grandioso, es que nosotros fuésemos capaces de aprender algo de ellos. Su generosidad, esa mezcla perfecta de instinto e inteligencia, su pragmatismo emocional, su bondad innata, un estilo de vida basado en el grupo, en la comunidad. Al fin y al cabo, esas cosas que el ser humano ha tenido en sus ancestros y que ha ido dejando en el camino, en aras de un supuesto progreso.

En tu caso concreto, con Spock, ¿qué te ha enseñado y cómo te ha cambiado la vida compartirla junto a él?
Todo lo referido en la pregunta anterior, otra cosa es que sea capaz de aplicarlo siempre, soy humano, por tanto, imperfecto.

En tus libros visibilizas la discapacidad, en este caso visual, ¿consideras importante incluir estos aspectos en la literatura?
No soy partidario de que la expresión artística se vea obligada a ser políticamente correcta teniendo que cumplir con determinados cupos, pero si la historia lo requiere y si al creador le apetece hacerlo, estupendo. A mí me nace de forma natural, probablemente porque he sufrido la discriminación en mis propias carnes.

¿Crees que está adaptado el mundo de la literatura para los lectores con discapacidad visual?
El porcentaje de libros publicados en formato sonoro o braille es pequeño, pero si lo comparamos con el de hace 20 años, es inmensamente superior, con lo que deduzco que estamos avanzando mucho. Luego está internet, que es una gran ventana que se nos abre a quienes no podemos ver. Aquí la asignatura pendiente son los países pobres, en los que ya se hace muy difícil el acceso a la cultura para cualquier ciudadano, cuánto más si hablamos de personas ciegas. Pan, techo, salud y cultura deben ser los cuatro pilares mínimos sobre los que debería asentarse cualquier sociedad.

¿Qué ha supuesto para ti el reconocimiento conseguido con tus libros? 
Escribir un libro teniendo una gran discapacidad es bastante más costoso que para quienes no la tienen. Por tanto, esto me hace valorar mucho el esfuerzo que hago. Desde que decidí publicar, tuve las cosas muy claras, me esforcé al máximo y lo conseguí. Esperaba llegar a muchos lectores, pero la posibilidad de que esto no hubiese sido así, era muy grande. Pero mi empeño, al parecer, fue mayor. Mi vida es totalmente distinta, ya no tengo horario, tampoco vacaciones, y trabajo más que nunca, pero estoy encantado con ello, he cumplido un sueño.

¿Cómo es el sistema que utilizas para escribir tus novelas?
Se trata de un software llamado Jaws, verbaliza todo el texto que sale en la pantalla, conozco de memoria el teclado. El ordenador que tengo es un PC normal, pero esta herramienta lo hace accesible para cualquier persona ciega.

“Sería grandioso que los humanos fuésemos capaces de aprender algo de los perros”