Opinión

Cómo quitarse pobres de encima

Un cartel con el logotipo del Ayuntamiento pidiendo colaboración ciudadana para recoger mantas, sacos y ropa de invierno para las personas sin hogar es la última ocurrencia con la que nos han sorprendido el PNV y el PSE
Albergue-mujeres-barakaldo
Interior del Albergue para Mujeres de Barakaldo
Cómo quitarse pobres de encima

Vosotras, vecinas y vecinos, donad de vuestro bolsillo para que la gente a la cual este Ayuntamiento deja de patitas en la calle, no pase tanto frío en invierno. Vosotras, vecinas y  vecinos, donad de vuestro bolsillo mientras este Ayuntamiento decide prorrogar por 600.000€ el contrato de publicidad (por cierto, publicidad para el PNV en exclusiva, no nos engañemos, que pagamos entre todas y todos desde la caja común).  Donad para los “pobres”, que eso no es de nuestra competencia. No es la primera vez que el Equipo de Gobierno hace algo parecido, ponerse de perfil para que no le salpique. En 2020, la Alcaldesa, Amaia del Campo, llamaba a hacer donaciones al Banco de Alimentos. De nuevo, la administración más cercana eludiendo su responsabilidad y no actuando para frenar la exclusión. Ahora toca con estas personas que no quieren dormir en la calle. Si duermen en la calle es porque este Ayuntamiento no les da otra alternativa.

El pasado jueves 26 de octubre a la noche se hizo un recuento de personas sin hogar en Barakaldo, a la vez que en otros 22 municipios de Euskadi. Los datos ya los tienen en la mesa, para eso hay un Equipo de trabajo de Calle que se patea Barakaldo cuando anochece, de arriba a abajo, para localizar y hablar con quien se encuentra en la calle e informarles de los recursos a los que pueden acceder. Sólo el año pasado ya habían contado más de 85 personas en situación de calle y los datos apuntan a que esto va a peor.  El número de personas sin hogar atendidas en alojamientos y comedores sociales de Euskadi ha aumentado un 113% en los últimos 10 años. Los datos están sobre la mesa, pero no hay ningún tipo de plan o de estrategia para revertir esta tragedia.

Es más, el Equipo de educadoras y educadores de calle tiene los días contados. El presupuesto del Ayuntamiento para este programa finalizó el 31 de agosto de este año, porque, escandalosamente, este programa tuvo que entrar al ser elegido en presupuestos participativos, que si no, ni lo olemos. Ahora, sobrevivirá con dinero del Gobierno Vasco hasta 31 de marzo del año que viene (año de elecciones). ¿Y luego? ¿Alguien quiere apostar si habrá partida en presupuestos para este programa? ¿Alguien puede dudar de su necesidad?

Una vez más, PNV y PSE actuando con hipocresía, negligencia y desidia en asuntos graves e importantes, eludiendo responsabilidades. Las personas sin hogar no votan.

Cómo quitarse pobres de encima